El Día Internacional de la Mujer fue institucionalizado por las Naciones Unidas en 1975, y conmemora la lucha de la mujer por  la igualdad de derechos y la equidad de género. 

Este día tiene sus raíces en el movimiento obrero de mediados del siglo XIX, donde la mujer comenzó a alzar su voz y reclamar por sus derechos en materia civil, laboral, social, de política y de religión. Para ese entonces, la mujer no tenía derecho al voto, ni a formación o manejo de sus propias cuentas, además de que tenía una esperanza de vida menor a la del hombre.

Hoy el 8M es una oportunidad para visibilizar las desigualdades que aún existen y promover las transformaciones necesarias para incluir y desarrollar a las mujeres como individuos de pleno derecho y en igualdad y equidad de condiciones que los varones.

Si bien se han conquistado derechos y avanzamos camino hacia la reducción de la brecha de género, aún queda mucho por hacer:

Trabajo no remunerado

El trabajo no remunerado incluye las horas destinadas a trabajos de cuidado y trabajo doméstico, por ejemplo, cocinar, lavar la ropa, cuidar de un familiar enfermo. Las mujeres destinan al trabajo no remunerado más del doble de horas que los varones. La mujeres destinan, en promedio, 42 horas semanales a estas tareas, mientras que los hombres destinan 17 horas.

Mercado laboral

El 28,7% de los hombres es titular de una cuenta sueldo, mientras que en el caso de las mujeres, el número desciende a 19,8%. Este margen de un 9% indica que son menos mujeres las que están incluidas en el mercado laboral formal que hombres

Brecha salarial

Las mujeres ganan, en promedio, un 27% menos que los hombres independientemente de su formación educativa. Según los datos del BCRA, el 60% de las mujeres tiene una educación secundaria o superior completa, mientras que en el caso de los hombres el porcentaje desciende a 55%.

Acceso al crédito

Por cada 2 hombres que accede a un crédito, accede 1 mujer.

Techo de cristal

Se denomina “techo de cristal” a aquel obstáculo que afecta a las mujeres en su carrera profesional a pesar de tener experiencia laboral y formación académica para continuar avanzando. Es invisible porque no existen leyes o dispositivos sociales establecidos que impongan una limitación explícita.

Hoy en día, hay un 30% menos de mujeres que de hombres en puestos jerárquicos en ámbitos laborales. El 5,4% de las mujeres ocupan cargos de jefatura o dirección mientras que el 7,8% de los hombres accede a estas posiciones jerárquicas. 

El siguiente gráfico de UN Women lo muestra de manera clara: sólo el 6,6% de CEOs de la revista Fortune 500 fueron mujeres en 2019.

 

Según la ONU, si seguimos avanzando a este ritmo aún nos faltan 99.5 años para alcanzar la igualdad de género. Celebremos los logros, pero más que nada debemos comprometernos a trabajar y educarnos en pos de la reducción de esa estimación para que finalmente todos podamos acceder a las mismas oportunidades.

Desde C&F hemos tomado la decisión de trabajar incansablemente en lograr la equidad de género en nuestra empresa y en utilizar nuestros recursos para deconstruir roles de género y estereotipos y garantizar el acceso de las mujeres al ámbito laboral formal, a los puestos de liderazgo y toma de decisión y de brindar un ámbito seguro para su desarrollo. 

 

 

Fuentes: INDEC; BCRA; UN Women; Fortune.