El BCRA publicó la circular OPRAC 1-984 en donde estipula que las entidades financieras deben pedir autorización al Banco Central antes de acordar y desembolsar nuevas financiaciones en pesos al conjunto de clientes alcanzados por la definición de “Grandes Empresas Exportadoras”.

A tal fin, se considera grandes empresas exportadoras aquellas que:

“X.1.1. El importe total de sus exportaciones de bienes y servicios de los 12 meses calendario inmediatos precedentes representen al menos el 75% de sus ventas totales – considerando el mercado interno y las exportaciones– para ese período.

 A los fines del cómputo de la relación citada:

  • Se excluirán del monto de ventas totales aquellas realizadas por la empresa en el mercado interno a sus clientes vinculados –aplicando el criterio previsto en el punto 1.2.2. de las normas sobre “Grandes exposiciones al riesgo de crédito”–, excepto que se trate de ventas de bienes a empresas distribuidoras para su comercialización en el mercado interno;
  • no se considerarán las exportaciones industriales comprendidas en acuerdos internacionales de complementación en los cuales la Argentina sea parte.

X.1.2. Mantengan un importe total de financiaciones alcanzadas en pesos en el conjunto del sistema financiero que supere $ 1.500 millones.

Las financiaciones alcanzadas serán aquellas que hayan implicado desembolsos de fondos así como el importe no utilizado del límite de crédito asignado para adelantos en cuenta corriente. Se computará su saldo de capital a fin del mes anterior al que corresponda su determinación.
Cuando un cliente manifieste por declaración jurada que no se encuadra en la categoría de ‘Gran empresa exportadora’ y, de la información disponible en la ‘Central de deudores del sistema financiero’, surja que supera el importe de $ 1.500 millones, deberá presentar una certificación extendida por Auditor Externo o Contador Público independiente (con firma debidamente certificada por el respectivo Consejo Profesional de Ciencias Económicas) en la que se detallen las financiaciones en pesos y moneda extranjera en el conjunto de las entidades financieras, desagregando los datos correspondientes a cada uno de esos intermediarios.
Esa certificación mantendrá vigencia durante 90 días corridos desde la fecha a la cual se refiera, sin perjuicio de la presentación de una nueva certificación en caso de corresponder.

Cuando el cliente reúna la condición del punto X.1.1. pero el importe total de sus financiaciones en pesos en el sistema financiero no supere los $ 1.500 millones, la entidad financiera podrá otorgarle nuevas financiaciones en pesos en la medida que con tales desembolsos no se supere ese importe.

Cuando se trate de conjuntos económicos se los considerará como un solo cliente, a cuyo efecto será de aplicación el punto 1.2.2. de las normas sobre ‘Grandes exposiciones al riesgo de crédito’.

A los fines de la imputación de las financiaciones, será de aplicación lo previsto en las normas sobre ‘Grandes exposiciones al riesgo de crédito’”

Para aquellos exportadores que no sean considerados “Grandes empresas exportadores” no se han conocido modificaciones respecto de la liquidación de divisas hasta el momento.