Ayer por la tarde, el Banco Central de La República Argentina (BCRA) anunció una serie de medidas sobre el dólar. El objetivo del Central es uno: bajar la brecha, cuidar las reservas y evitar que la sangría siga drenando los dólares necesarios para el sector productivo, clave en el esquema de recuperación económica pospandemia.

El BCRA dispuso que las empresas podrán acceder en el mercado único y libre de cambios al equivalente del 40% de sus obligaciones de deuda, las compras con tarjeta de crédito en el exterior se descontarán del cupo de 200 dólares mensuales del dólar ahorro y la AFIP establecerá una retención del 35% de impuesto a las Ganancias para la compra de dólar ahorro y las compras de tarjeta en el exterior.

El plan se completa con una invitación a que las empresas que enfrenten compromiso de pago por deudas con el exterior los reprogramen. El sector privado deberá refinanciar el 60% de sus deudas en divisas (por montos superiores al millón de dólares) a dos años de plazo. Las primeras reacciones de los directivos de las empresas no fueron favorables. Temen dificultades en sus relaciones tanto financieras como comerciales con el exterior.

Según Miguel Pesce, “La deuda externa privada financiera creció en unos US$20.000 millones en los últimos años y hay vencimientos por US$3300 millones en los próximos 6 meses. Les vamos a pedir a las empresas que tengan vencimientos de más de un millón de dólares mensuales que presenten un programa de reestructuración para refinanciar el 60% de los vencimientos a 2 años de vida promedio, pero no vamos a impedir los pagos de intereses para que no tengan problemas en sus calificaciones”

Entre otras medidas, los gastos con tarjetas en el exterior se contabilizarán a cuenta del cupo de 200 dólares mensuales que tienen asignadas las personas humanas. Además, se establecerá una retención del 35% a cuenta de los impuestos a las Ganancias y sobre Bienes Personales para la compra de dólar ahorro y pago con tarjeta de crédito al exterior. De esta forma, el dólar ahorro y las divisas que se gasten con tarjeta, en la práctica, aumentan 35%. 

Para aquellos contribuyentes que no pagan Ganancias o Bienes Personales, la AFIP creará un régimen para que pueda reclamarse el reintegro de esta percepción. Cada contribuyente deberá solicitar la devolución de este gravamen una vez finalizado el año calendario en el cual se efectuó la percepción.

Por otra parte, el Central pone en marcha una estrategia de normalización financiera, que implicará la eliminación de la posibilidad de que los agentes financieros no residentes lleven adelante operaciones de liquidación de títulos valores contra moneda extranjera, a fin de regular la salida de divisas a través del mercado de capitales local. Es decir, que los no residentes no podrán operar el dólar Contado con Liquidación.

Según el Ministro Guzman, “La sostenibilidad fiscal tiene que estar acompañada por el robustecimiento de la capacidad de financiamiento en moneda propia con tasas sostenibles, y además debe hacerse a una velocidad consistente con el crecimiento de la economía. Una situación cambiaria más robusta requiere de ir acumulando reservas para así tener otras regulaciones macroprudenciales en la cuenta capital, pero eso va a llevar tiempo.”

Fuentes: Ámbito y La Nación.